EN CHILEVACACIONES

Copiapó y sus alrededores en familia – Ruta del desierto

Por: Rosario Guevara

Nos animamos a hacer un viaje distinto a la Región de Atacama y nos impresionamos de los lindos paseos que hay para hacer, disfrutar del desierto más árido del mundo y playas preciosas. Esta región tiene mucho que ofrecer y un gran potencial para llegar a ser un polo turístico de fama mundial.

Elegimos un hotel ubicado a diez minutos de Copiapó, en medio de un pequeño oasis de plantaciones de olivos y a los pies de uno de los tantos cerros desérticos que puedes ver en esta zona. El Hotel Wara, construido entero de adobe, es un panorama en sí mismo. Además de su decoración con elementos típicos de la zona, está pensado para que cada grupo que se hospeda pueda contar con la independencia, desconexión y relajo que busca. Las piezas son cabañas, que sin bien no cuentan con cocina, tienen buenos espacios. La piscina no tiene reja y es un punto importante a tener en consideración para tomar las precauciones necesarias.

©Hotel Wara

Nosotros llegamos el viernes tarde y nos volvimos el lunes en la noche y tuvimos el tiempo suficiente para poder hacer gran parte de los diversos paseos hay cerca de Copiapo.

DÍA 1 – Mina San José 

   

Comenzamos la “Ruta del Desierto” en la mina San José, donde estuvieron atrapados los 33 mineros. El viaje fue de 50 minutos aproximadamente y vale la pena. Si tienes suerte (porque es impredecible si estará o no) uno de los mineros es quien hace el tour por la mina entregando detalles e información de lo ocurrido. Si no está (como nos pasó a nosotros) hay un pequeño recorrido en donde se narran los hitos de lo que sucedió durante todo el proceso de rescate y hay una réplica de la famosa cápsula Fénix. Uno esperaría un poco más dada la relevancia que tuvo el hecho (incluso se hizo una película), pero los niños gozaron subiendo al monumento que hay en el lugar y conociendo más detalles de lo que sucedió.

  

También en medio del desierto, hay unas dunas de fácil acceso y panorama asegurado para los niños. Desde Copiapó hay que seguir el camino hacia la Mina Galleguillos (mismo camino que hacia la Mina San José, pero más cerca) y como no están señalizadas es clave ir muy atentos, pues se ven claramente desde el camino. Los niños gozaron subiendo y tirándose por ellas. Recomiendo ir al atardecer, los colores son espectaculares, ideal para sacar lindas fotos.

    

DÍA 2 – Playas costeras y Playa La Virgen

A pocos kilómetros de Caldera está Bahía Inglesa, que si bien tiene una playa preciosa y varios restoranes donde comer, no tiene el encanto de las playas que empiezan a aparecer bajando por la ruta costera. La primera que visitamos fue Bahía Cisne, que por ser bien abierta es más ventosa y por lo mismo, no la más apta para los niños o instalarse. Un poco más abajo, y sin ninguna señalización ni camino claro, está Vértigo Verde, que como su nombre lo dice, tiene el mar de un color verdoso impresionante. Es para verla desde arriba porque el acceso peatonal es difícil y poco apto para niños.

©Rosario Guevara “Playa Vértigo Verde”

Después de estas paradas llegamos a Playa la Virgen, ideal para instalarse y disfrutar de un rico picnic (que recomendamos comprar en el supermercado de Copiapó). Ahí hay un restorán y baños, a los que se puede ir mostrando la boleta de la entrada: nos cobraron 5 mil pesos por estacionar en la orilla de la playa. Este lugar también es buenísimo como destino para instalarse y alojar ahí, ya sea en camping o cabaña y pueden ver más en el link directo de este lugar.

Ver Playa La Virgen UMATU

   

DÍA 3 – Parque nacional Llanos de Challe

Y para rematar el viaje, elegimos ir al Parque Nacional Llanos del Challe. No fue fácil, porque casi a la misma distancia está Pan de Azúcar, otro parque nacional famoso por su flora y fauna. Las dos opciones no están tan cerca de Copiapó (143 y 160 kilómetros respectivamente), pero vale la pena aprovechar el viaje y conocer alguno de los dos.

   

Llanos del Challe tiene una extensión de más de 45.000 hectáreas, por lo que es clave tener claro a qué parte del parque se quiere ir. Recomendamos el Sendero Interpretativo Centenario, que consta de un trekking autoguiado de 2,5 Kilómetros (dificultad baja), con un recorrido circular desde la Guardería del Sector Los Pozos. Vale mucho la pena. Y para descansar después, Playa Blanca (justo frente a donde comienza el trekking) es un imperdible.

©Rosario Guevara “Playa Blanca”

En Llanos de Challe también hay un camping donde uno podría quedarse a alojar. Les dejamos los detalles para los que quieran quedarse en este precioso lugar.

Ver Llanos de Challe UMATU

Para todos los paseos recomendamos llevar agua y comida, pues no hay nada cerca para comprar. También recomendamos echar bencina en Copiapó antes de cada destino, porque después no hay ninguna.

Todas las líneas aéreas nacionales llegan a Copiapó y el viaje, desde Santiago, es de una hora y cuarto, aproximadamente. Siempre hay promociones y se pueden comprar los pasajes a precios convenientes.

©Todos los derechos de las imágenes se encuentran reservados
Tags

Related Articles

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close